Argentar Noticias
radio online
social media argentar whatsapp facebook twitter youtube buscador
El Tiempo
tiempo
imagen

Para chicos y fierreros, llegó “Bumblebee” a Comodoro 28/12/2018

imagen

Crítica de esta nueva entrega de la saga Transformers. Nostalgia por los 80, humor y mensajes positivos entre una guerra interplanetaria entre vehículos-robots.

En una Comodoro Rivadavia donde los automóviles abundan y la industria petrolera nos regala maquinaria de avanzada, esta nueva entrega de la saga Transformers, Bumblebee (2018), tiene un terreno fértil, "fierrero", para llenar las salas del Cine Coliseo y Cine Teatro Español.

Este spin-off (o precuela) de Transformers, la serie de películas dirigidas por Michael Bay y producidas por Steven Spielberg, cuya primera entrega fue en 2007, están basadas en una serie de dibujos animados que fue furor entre las décadas del 80 y 90.

Una de las particularidades de Bumblebee, dirigida en este caso por el estadounidense Travis Knight, es que se suma al pelotón de series y películas que en los últimos años, quizá desde la aparición de la serie Stranger Things en 2016, veneran nostálgicamente la década del 80 y sus manifestaciones culturales en EEUU y Europa. Por alguna razón que este cronista no llega a comprender del todo, reivindicar los 80’ resulta casi automáticamente cool: en Bumblebee hay referencias a series como Alf, Miami Vice, y Baywach (“Guardianes de la Bahía”), y a bandas de rock como The Smiths, The Cure, Duran Duran, entre otras. Sea como sea, este revival funciona, y la película tiene “clima”.

Breve resumen de la trama: corre 1987 y estalla la guerra entre los Autobots y los Decepticons en el planeta Cybertron. Frente a un inminente derrota, Optimus Prime, líder de los Autobots, decide enviar a uno de sus mejores soldados, B-127, a nuestra Tierra, con la misión de instalar la futura base de la resistencia.

El robot amarillo llega a California, y tras un enfrentamiento con dos Depecticons queda gravemente dañado, por lo que decide ocultarse bajo la apariencia de un Volkswagen Beetle, mejor conocido como “Escarabajo”.

Por azar, el Escarabajo amarillo se cruza con la adolescente californiana Charlie Watson (Hailee Steinfeld), se unen los destinos de Charlie y B-127, al que ella bautizará Bumblebee, o simplemente Bee. Se genera un lazo de amistad (por momentos la relación recuerda a E.T, el extraterrestre, clásico de 1982) que ayudará a la chica a enfrentar sus traumas familiares y al pequeño Transformer a sobrevivir en un mundo ajeno, donde además es perseguido por las fuerzas militares locales al mando del Agente Burns (el famoso personaje de lucha libre norteamericana, John Cena).

Los temas que roza este entretenido film de 1h 45m, en cuyo Avant Premiere en el Cine Teatro Español no faltaron las risas de los espectadores, son muy variados: Charlie rompe con el estereotipo de adolescente femenina tipo “Barbie”, es una chica fierrera con carácter que se impone. Está presente también, por la época, la llamada “Guerra Fría” entre EEUU y la Unión Soviética, y la cuestión de la competencia armamentista y tecnológica entre ambas potencias. El poder de la amistad, el amor y el compañerismo, como motores vitales para enfrentar situaciones de adversidad es otro positivo mensaje que deja la película.

Según la crítica especializada, Bumblebee es la mejor de las 6 entregas de la saga Transformers. La clave es haber reducido en la receta el porcentaje de interminables peleas entre robots, para agregarle más humor, este toque ochentoso nostálgico y un poco más de componente humano en el argumento, no ahorrar en “humanizar la máquina”, aún a riesgo de sacrificar el ritmo frenético y el mayor impacto audiovisual de las entregas anteriores.

Por Martín Ulacia (Twitter:@martinulaciaok)